¿Qué necesitas saber para abrir una cuenta para empresas?

Mientras que un trabajador por cuenta propia puede realizar las operaciones de su negocio desde una segunda cuenta personal, una empresa que llega a un cierto tamaño sí que ya necesita disponer de una cuenta para empresas que le permita llevar a cabo una gestión más ágil y efectiva de sus finanzas.

Pero ¿qué tipos de cuentas comerciales hay? ¿y qué condiciones establece el banco para el empresario o el profesional independiente que quiere abrir una cuenta?

Con una cuenta a nombre de tu empresa demuestras que no eres un aficionado sinó un emprendedor profesional.

Aunque como autónomo, el disponer de una cuenta comercial también puede ofrecerte ventajas interesantes no es absolutamente necesario que dispongas de una. Puedes optar por abrir una segunda cuenta privada que, en algunos casos, resultará ser más asequible que una cuenta profesional. 

Sin embargo, sí que tendrás que mantener separado tu flujo de efectivo para/de tu actividad de aquel privado. Las cuentas para empresa, por supuesto, te ofrecerán beneficios atractivos.

Por ejemplo, una ventaja es que a menudo las puedes vincular a un paquete de herramientas de contabilidad con el que ahorrarás tiempo y energía en la gestión de tus finanzas. De esta manera, podrás focalizarte en los aspectos verdaderamente importantes para tu negocio: hacerlo crecer, ofrecer un mejor servicio o experiencia, desarrollar productos nuevos etc. 

Si estás pensando en abrir una cuenta de negocios, te recomendamos que verifiques si a la cuenta que hayas elegido le acompaña un software de contabilidad, ya que eso varía según la entidad bancaria. 

Cuentas para autónomos

Este tipo de cuentas bancarias están pensadas para aquellas personas que han elegido llevar a cabo su actividad profesional de manera independiente y que venden sus propios servicios o productos. 

Con ellas podrás mantener de manera fácil lo profesional de lo personal y, además, no tendrás que dar vueltas a informes complicados para poder hacer un buen seguimiento de tu negocio. 

El software de contabilidad que les acompaña está diseñado para agilizar las operaciones diarias de un negocio pequeño. 

Si operas internacionalmente muchas de estas cuentas también te permitirán realizar transferencias internacionales sin costes o por tarifas muy convenientes. 

A continuación encontrarás unas sugerencias de cuentas para autónomos que te resultarán interesantes:

La Cuenta N26 Business es gratuita y funciona 100% móvil lo que permite que tu negocio sea también más móvil y flexible que otros. 

La Cuenta Revolut Freelancer Free también es gratuita. Con ella puedes gestionar tus finanzas en múltiples divisas y a la hora de cambiar dinero te ofrece la mejor tarifa interbancaria. Ideal si operas internacionalmente.

La Cuenta Qonto Solo la puedes manejar completamente online. Viene con una tarjeta de débito de la modalidad MasterCard. 

Documentación necesaria para abrir una cuenta de negocios

Los bancos deben verificar los datos de las empresas que solicitan una cuenta de negocios y quién está detrás de ellas. Es por eso, que la entidad bancaria te requerirá el CIF, las escrituras de la creación de tu empresa, el certificado de titularidad real y el de control efectivo.

Éste último indicará el grado de control que tiene el titular de la empresa sobre la gestión de ésta. Con otras palabras, dará información a la entidad que hayas elegido sobre los derechos de voto del titular real, su participación social, acuerdos que haya contraído o, lo que estipulan los estatutos de la empresa sobre su rol en la organización. Y, por último, deberás subir una copia de tu DNI u otra prueba de identidad válida. 

Para abrir una cuenta de empresa para autónomos o para una pyme se te requerirá que aportes tu DNI y el modelo 036 (o su versión simplificada 037) que muestra tu alta como autónomo o si has decidido empezar una pyme.

También es interesante que sepas que, como autónomo o propietario de una pyme, el banco podría poner condiciones a tu facturación máxima anual o al número de transferencias que realices.

Beneficios de las cuentas para empresas grandes 

Las cuentas comerciales para compañías más grandes tienen más opciones. Por ejemplo, puedes realizar lotes de pagos con los que pagas un serie de pagos de una sola vez. Las puedes usar tanto para recolectar las domiciliaciones como para depositar efectivo. 

También son vinculables a servicios específicos, como por ejemplo, un sistema de pago móvil, un sistema de pago en línea para una tienda web y una o más tarjetas de crédito de empresa. Además, con estas cuentas es posible autorizar a otra persona.

Bancos en línea

También puedes abrir una cuenta para empresas con bancos que funcionan totalmente de forma digital. Algunos ejemplos de ellos son: Bunq Business, Revolut Freelancer, Revolut Business, Revolut Professional y N26 Business.

Una cuenta corriente de empresa con un banco digital no siempre resulta más barata que con un banco tradicional, pero el servicio tampoco es siempre comparable. Así que, te recomendamos que pienses bien lo que necesitas y lo que quieres pagar.

Si te parece importante disponer de cuentas adicionales que tengan su propio IBAN, entonces un banco online como Bunq es una opción para ti. 

Si haces negocios fuera de la zona euro, este tipo de bancos te ofrecerán ventajas interesantes. Por ejemplo, con Revolut y Transferwise, tienes la opción de recibir, pagar y mantener las monedas extranjeras "gratis".

La exclusión de compañías

Los bancos también pueden imponer condiciones sobre la naturaleza de tu empresa. Por ejemplo, es bastante común que se excluyan actividades relacionadas con las drogas, así como el comercio de armas y municiones, los juegos de azar y la pornografía.

Incluso compañías financieras sin licencia y comerciantes de metales preciosos no pueden solicitar la apertura de una cuenta bancaria de negocios en todas partes.

 

(Mireia Quella, Comparabancos.es, 14 de noviembre 2019)